¿Cómo NO publicar un libro?

Estoy convencida de que el título te ha dejado un tanto confuso. Pues sí, he decido hablar de este tema porque constantemente veo gente hablando de cómo publicar un libro, repartiendo consejos y comentando pequeños trucos para lograr tu sueño.

Pues yo no te puedo decir cómo publicar un libro, para empezar porque no he publicado ninguno y porque tampoco trabajo para una editorial, para un taller de escritura o para un taller de novela, lo que sí te puedo contar es alguno de mis errores y trabas al momento de publicar.

Muchos te han dicho que el mercado editorial está saturado de libros y que no es fácil intentarlo, ahora tenemos la autopublicación al alcance de nuestra mano, y esto ha facilitado la vida a muchos.

Hay energúmenos que buscaran decirte que no tienes nada que aportar, que ya hay demasiados libros por leer y el tuyo no debería ser diferente a los demás.

Pero yo como lectora te digo que eso es mentira. Toda historia tiene alguien esperando por leerla, desde luego, yo leo mucho y busco historias que me cautiven, sean originales y estén bien contadas.

Y con esto lo que quiero decir es que el primer paso es dejar de ponernos trabas.

Sí, durante muchos años he sido yo misma quien se mantenía con miedos creyendo que la publicación era inalcanzable. Me envolvía de mentiras y muchos intentaban alimentar mi frustración diciéndome que las editoriales solo buscaban ganar dinero, que vendían cosas comerciales y apostaban por lo seguro.

A ver, si yo fuese una editorial probablemente apostaría por lo mismo. No voy a publicar algo en lo que no crea, y en este punto me detengo porque ya basta de poner a las editoriales como enemigos terribles, ya basta de quedarnos a la espera de un milagro maravilloso y no salir a perseguir nuestros sueños.

Como bien dije antes, le tenía miedo a la autopublicación, creía que el hecho de que todos pudiesen publicar libros haría que me encontrara con muchos libros malos.

Y mira qué sorpresa descubrir que no.

Este es un falso mito que hay que desmentir de inmediato. Además, conozco muchos escritores híbridos, que publican con editoriales y también por cuenta propia.

He descubierto y conocido autores de gran talento que han emprendido este camino por elección propia y han triunfado. Me he sorprendido leyendo obras maravillosas, historias inspiradoras que me cautivaron de principio a fin.Resultado de imagen para libros

Y con esto solo quería empezar para dejar de culpar a los editores (sus fallos tendrán, desde luego), y tampoco criticar libros autopublicados, que en esto último tenemos muy mala manía, la verdad.

Ahora yo procedo a contarte un poco mis fallos y errores, cosas que me han impedido publicar, sea con editorial o por cuenta propia, y que conste que continúo trabajando en ello.

No dejar que nadie lea tu manuscrito

Te niegas a que otra persona eche un ligero vistazo a tus escritos y te pone de los nervios lo que otros puedan pensar de tu libro.

¿Cómo te explico que necesitas lectores cero?

Ah sí, pues prepárate porque necesitas al menos un par de personas que lean tu manuscrito y te ofrezcan opiniones sinceras.

Antes me daba terror, no sé la razón, pero me daba un miedo terrible pensar que otro leyera mi manuscrito.

Si te soy sincera, la primera vez que un lector cero leyó algo de mi creación contuve la respiración esperando no desmayarme de miedo.

A ver, para empezar los lectores cero son esas personas que leerán tu libro, te ofrecerán una opinión sincera que es muy valiosa para descubrir fallos en la historia.

Para elegirlos te recomendaría que busques distintos perfiles, te ayudarán a tener una visión general de esas cosas que puedes mejorar.

En lo personal tengo un cuestionario con una serie de preguntas que deben responder, de esta manera me aseguro de que me digan cosas que necesito saber. En base a estas repuestas continúo trabajando en la corrección.

Enviar manuscritos a todas las editoriales del planeta

Escribes novela histórica, tienes una preciosa historia y en lugar de seleccionar sellos o editoriales que publiquen el género, te aventuras a enviar doscientos correos a cuanta editorial se te cruce por los ojos.

No, no y no.

En verdad, crees que a una editorial que solo publica ciencia ficción le interesa una historia sobre los reyes malditos. Perdona que te corte de manera tan brusca, pero la verdad es que no.

Antes de enviar, asegúrate de que has seleccionado las editoriales que te interesen, aquellas que publiquen libros similares al tuyo. No te lances a la odisea de acribillar a cuanto editor encuentres, que luego recibes negativas y la cosa te sienta mal.

No saber de qué va tu historia

Bueno en esta exagero un poco tal vez. Pero te cuento mi experiencia, había escrito mi primer libro, sí, un enorme tocho de quinientas páginas que deseaba enviar a editoriales.

Primero probé con correos de presentación hablando un poco de la obra (mi corta inexperiencia solo me permitió esto), mi sorpresa fue recibir una llamada telefónica de una editora.

La mujer me pidió que hablará de mi libro y le dijera una sinopsis amplia. Me puse tan nerviosa que solté cualquier tipo de barbaridad, y el problema era mi inseguridad, el temor a hablar de mi trabajo, de decir que quería ser escritora.

Desde luego la mujer me dijo que no, pero con esto aprendí a estar preparada, a entender mi historia para saber hablar en cuanto alguien me preguntara por ella.

Si no conoces tu historia, es probable que no llegues a convencer a nadie de que es buena, primero necesitas estar convencido tú, y tal vez de esa manera picar la curiosidad de otro para que se anime a leerla.

No trabajar la sinopsis

Ya sé que puedes pensar que la sinopsis no sea demasiado importante, y yo te puedo decir que la sinopsis es el gancho que tienes para captar la atención sobre tu libro.

Es así, casi todos vamos a la librería y antes de comprar un libro leemos la sinopsis, y si esta nos llama, nos aventuramos. De lo contrario lo dejamos pasar.

Pues la sinopsis es la herramienta fundamental para captar la atención, esfuérzate en redactarla bien.

No evaluar todas las opciones

Vivimos en el siglo XXI, con redes y mucha tecnología como para sentarnos a esperar y lamentarnos ante cada negativa. Si crees que tu libro merece la pena lánzate a la aventura de la autopublicación. Cada día se abren más espacios para los autores que apuestan por su trabajo, así que no excusa posible para quedarse llorando en lugar de hacer algo.

Cada día me sorprendo con mejores historias, con autores de gran talento que se aventuran a tomar las riendas de trabajo. Incluso te puedo asegurar que para mí, la autopublicación, es una puerta abierta a la que estoy dispuesta a aventurarme.

Estos son básicamente algunos de los errores que he cometido.

Estoy convencida de que he ido mejorando en muchos aspectos y que de cada negativa he aprendido mucho.

No busques enemigos o culparte por tu trabajo, enfócate en esos aspectos que puedes mejorar y verás que las cosas toman su camino.

Y tú… ¿También has fallado en alguno de estos puntos? ¿Tienes algún otro dato importante para No publicar un libro?

Tag: publicar libro

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *