Costa Calero, piscinas con playa de arena

Algo que nadie perdonaría en una isla tan oceánica como Lanzarote es el apantallamiento turístico del litoral. Afortunadamente la marina deportiva de Puerto Calero se ha construido a una distancia prudente del cogollo turístico de Puerto del Carmen. Y, beneficiado por una elevación del terreno, el hotel Costa Calero disfruta además de una panorámica solitaria del mar.

Para qué bajar a los bares, restaurantes y comercios del complejo náutico si desde la terraza del piano bar las puestas de sol saben a mojito con melodía de habaneras y jazz. Para qué darse un baño de olas si las cuatro piscinas laguneras, dos de ellas climatizadas en invierno, son espejos azules y dorados para chapuzones sin sobresaltos. Una de ellas, La Salina, absorbe agua de mar y está rodeada de una playa de arena fina.

Los jardines de los hoteles en cordoba trenzan un bastidor tropical de palmeras reales, cocos plumosos, palmeras washingtonias y datileras. Todo este vergel se expande en casi tres hectáreas de rectángulo costero moteadas en su perímetro por una veintena de pequeños bloques de dos y cuatro plantas bien encalados y cubiertos en parte de buganvillas. A pesar de las toneladas de cemento inyectadas, el complejo mantiene su escala apaisada frente al perfil diablesco de la isla, fogoso y atormentado, inspirador para arquitectos con la pulsión de un César Manrique.Piscina del hotel Costa Calero, en Puerto Calero, Lanzarote.

Imposible esconder que el gran vestíbulo distribuidor, si bien fresco y luminoso, nos parece algo anticuado. En dos niveles, abierto al exterior mediante grandes cristaleras, parece un recogedor playero convencional. Pero el personal rompe moldes por su empatía y la presteza en la atención, propia de quienes conocen el oficio en todos sus escalones.

Como antaño se estilaba, algunas habitaciones están comunicadas entre sí. Indicio claro de que el hotel en cordoba es ideal para familias. Quizá por eso las tonalidades escogidas en su decoración se antojan tan chillonas, a prueba de gente menuda. Los cuartos de baño son generosos y presentan un aspecto impecable. Las más baratas, lógicamente, se encuentran en la planta baja, con vistas a las piscinas y los jardines. Las otras se cotizan por sus terrazas abiertas al azul del mar.

Tag: hoteles en carlos paz

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *