¿Colchón de resortes o espuma? Guía para elegir

Sobre gustos… se ha escrito mucho, y la conclusión generalizada es que “no hay nada (definitivamente) escrito”. Esto vale también para colchones y sommiers: ¿cama de clavos o edredón de pluma?, ¿lana o resortes?, ¿látex o espuma de poliuretano?, ¿agua o aire?Al margen de cualquier fantasía, la alternativa en la cual se dirime el común de los mortales es:
¿colchón de resortes o espuma?

Dejemos sentado en primer término, que ambas opciones son válidas y pueden resultar muy buenas dentro de sus límites y si se trata de productos de calidad. Pero en los hechos, son muchas las diferencias.
La espuma de poliuretano califica por sus diferentes niveles de densidad. Ésta se mide por el peso de un bloque de un metro cúbico de espuma. Así, en el mercado de la colchonería hay densidades que van desde 13 kg/m3 hasta algo más de 30 kg/m3. Una será la espuma de una almohada muy suave y liviana, o de un colchoncito de cuna o moisés, y otra distinta lo será de un colchón de máxima densidad, especialmente indicado para hiperobesos y para algunos problemas de columna.
Los usuarios son muchos y muy distintas sus necesidades y expectativas. También son muchos y muy distintos los beneficios que podrán obtener de su sommier y almohada.
La flexibilidad de los resortes produce una mejor adaptación al peso y contorno del cuerpo, a la vez que un efecto de ventilación interior que hace más saludable la unidad y prolonga su vida útil.
El colchón de resortes, que antiguamente se fabricaba de modo más estandarizado, hoy se produce en una cantidad enorme de alternativas e incorporando materiales y detalles de terminación muy diversos. Algunas fábricas tienen modelos de máxima firmeza, pero con las bondades del resorte y la opción de un pillow top de mayor o menor espesor, que suma más y más confort. Además, la variedad de telas existente en plaza permite disfrutar de tapizados más frescos, menos manchables, más durables.Colchones
El colchón de resortes tiene otras ventajas importantes. En primer lugar, su firmeza nunca se deteriora de modo definitivo, porque admite services de mantenimiento que prolongan su vida útil mucho más allá de sus garantías. Esto no se puede con la espuma de poliuretano, que tiene una vida útil más corta. La espuma se va compactando, su flexibilidad es menor y su superficie, con el paso del tiempo, deja de verse plana(tiene marcado un “pozo”). La unidad debe ser renovada por completo. Por otra parte, la flexibilidad de los resortes produce una mejor adaptación al peso y contorno del cuerpo, a la vez que un efecto de ventilación interior que hace más saludable la unidad y prolonga su vida útil.
No hay una respuesta unívoca a la pregunta del título. Al margen de necesidades personales y beneficios de cada modelo, materiales y vida útil, calidades y precios, es el usuario quien conoce y decide dónde dormir mejor. Una sola consigna vale para todos: el tamaño importa. Numerosos estudios han demostrado que la comodidad en cuanto al espacio disponible, es prácticamente el 50% del confort que se puede experimentar al dormir. No se trata de camas separadas sino más espaciosas. Más vale sacrificar un mueble en el dormitorio antes que limitarse por demás en las medidas del colchón.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *